Grupo Nacional de Montaña "Leones de Castilla"
  19-12-10 Puesta del Belén (Navacerrada)
 


El día 19 de diciembre, el GNM acude a su tradicional cita navideña en la que instalaremos el Belén.
El lugar escogido es el Puerto de Navacerrada, en el que tras la puesta del nacimiento, podremos disfrutar de la nieve, tirándonos en trineo, tirándonos con skies, o simplemente tirándonos bolas de nieve. Los más tranquilos, podrán entretenerse haciendo los típicos muñecos de nieve o dando un paseo.



CRÓNICA

19 de diciembre, 7:30 am, toca levantarse porque, ¡¡¡nos vamos a montar en Belén en la nieve!!!. El día amanece muy lluvioso y no se aprecian claros en el horizonte, las previsiones meteorológicas tampoco auguran buenos presagios, pero aún así partimos rumbo a Navacerrada muy esperanzados de que la actividad salga bien.
Tomamos la A-6 y al empezar a subir a la sierra empezamos a asimilar la realidad, la sierra está pelada de nieve, sólo han aguantado las lluvias en algunos picos del sistema central, pero la esperanza es lo último que se pierde y confiamos en pisar nieve de invierno.
Al llegar a Navacerrada no sirve de nada engañarnos a nosotros mismos; no hay nieve. Ni hay nieve, ni hace el frío que anunciaban en las previsiones, ni posibilidad de que nieve en la jornada, porque mientras Madrid está envuelta en la llovizna, aquí hace un Sol radiante, aunque hay 2ºC. Se acabó tirarse con el trineo, bolas de nieve y hacer muñecos, así que empezamos la ruta de ascenso a la Bola del Mundo como teníamos previsto, pero sin que la nieve ceda bajo nuestros pasos firmes. A medida que vamos ascendiendo nos encontramos con pequeños rescoldos de nieve, ya hecha hielo, pero que aprovechamos al máximo. A su vez, el frío y el viento se empieza a notar a cada paso que nos acercamos a la Bola, pero nada que haga prohibitivo seguir subiendo.
Por fin, al llegar al antiguo restaurante de la Bola del Mundo, aparece no que ya no esperábamos, lo que iba a tener que esperar. Desde ese punto para arriba había nieve, no era de calidad, gran parte era hielo, pero ahí estaba y permitía pasar un buen rato.
Terminamos la subida al llegar a la estación de la Bola de Mundo, donde instalamos el Belén, motivo principal de la actividad y brindamos con los mejores deseos para todos, pero pensando en que la lotería nos toque a nosotros. Dios dijo hermanos, no primos... Tras el brindis, salen a relucir los dulces, el turrón no puede faltar en estas celebraciones.
Tras el descanso y la puesta del Belén, enfilamos montaña abajo para comer en el Puerto, donde damos por concluida la actividad, pero con la mirada puesta ya en las actividades de Enero y Febrero. En definitiva, pese a no haber la cantidad de nieve deseada, todo salió según esperábamos, pasándonoslo en grande.













La verdad es que no íbamos tan deprisa sobre nuestras mochilas...












 
  Hoy habia 16 visitantes (106 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=