Grupo Nacional de Montaña "Leones de Castilla"
  8-11-09 Martín Muñoz (Sierra Ayllón)
 
 RUTA EN MARTIN MUÑOZ DE AYLLÓN (Segovia) 8 de noviembre.

En las vecindades de Riaza hay una serie de pueblecitos que se distinguen por el color dominante de sus caseríos. Aquellos que, como Villacorta o Madriguera se levantan sobre arenas y arcillas coloradas, son rojos. Aquellos que como Muyo o Serracín lo hacen sobre pizarras, son negros. Y luego tenemos el caso de Martín Muñoz, en cuyos muros se entremezclan las pizarras, el pardo y el blanco. 

No es rojo, ni negro, Martín Muñoz, como el vino que bebe Asunción, no tiene color. Para mayor singularidad, un incendio provocado por un rayo en 1.965 incendió buena parte del pueblo, que ahora exhibe hermanadas sobre las calles de tierra, las viejas ruinas tiznadas, las casas reparadas y las de obra nueva.

El resultado es un casar encantador, un poco desaliñado y nada ortodoxo, como en realidad fue siempre.

El estilo anárquico del renovado Martín Muñoz es discutible, pero no la belleza del paisaje que lo rodea. Y en busca de tal paisaje partirá el GNM "Leones de Castilla" el próximo día 8 de Noviembre.

Desde Riaza en coche por la carretera SG-V-1111 a la ermita de Hontanares, donde nos reuniremos, y aún conduciremos otro kilómetro más para llegar al final del asfalto y desde aquí partiremos, primero al mirador de Peñasllanas, desde donde veremos las cumbres de Ayllón, Urbión y el Moncayo. A continuación emprenderemos la ruta rumbo a Martín Muñoz a través del robledal.
Callejeando por el pequeño municipio veremos la bonita Iglesia de San Martín de Tours, con un diminuto corral de muertos, pero más que de sobra para el censo de 14 vivos.
La vuelta se realizará por el mismo camino de la ida.




Tal y como se anunciaba, el recorrido no fue de dureza alguna y la longitud del mismo era mínima.

Empezamos el recorrido a las 11:30 desde la Ermita de Hontanares hacia el mirador de Peñasllanas, donde pese al frío pudimos disfrutar de unas maravillosas vistas del valle y a nuestra espalda la sierra completamente congelada por el efecto de la humedad de las nubes, todo un espectáculo.

Continuamos andando por un cortafuegos que tras varios kilómetros uniría con la carretera, haciendo caso omiso a un indicador que baliza la ruta, empezando así la auténtica aventura del día.
Seguimos por la carretera hasta Alquité, donde enlazamos con el desvío a Martín Muñoz, lugar donde comimos al resguardo de la iglesa de San Martín de Tours, unas veces dándonos cobijo espiritual y en este caso, cobijándonos del frío. Una vez llenamos el estómago, volvemos hacia la Ermita de Hontanares, atravesándo de nuevoeste pequeño municipio, en el que para nuestra sorpresa era fiesta y sus vecinos estaban preparando un parrillada mientras se calentaban en las brasas, a la que nos invitaron a quedarnos, ofrecimiento que agradecimos pero nuestro camino aguardaba y no queríamos retrasar mucho más la salida.

Ahora sí, por el camino balizado aunque de forma pésima, avanzamos subiendo el monte entre un frondoso bosque de roble que muestra una gran variedad cromática de verdes amarillos y ocres propia del otoño y que nos guarnece del viento intenso que nos ha azotado durante todo el día.
Finalmente llegamos a la Ermita, donde antes de partír cada uno a su lugar de procedencia nos calentamos tomando unos cafés en el bar que hay frente a ella.

En general, buen ambiente el que ha reinado durante la jornada que pese al frío ha hecho de este día un agradable momento de convivencia, como siempre.


Visita a la Ermita de Hontanares.



Camino al mirador de Peñasllanas.



En el mirador de Peñasllanas



En busca de la carretera.



El intenso frío, hiela todo al paso de las nubes.









Un alto en el camino para "repostar"



Entre pinos y robles.











 
  Hoy habia 2 visitantes (57 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=